Joakim Book

Writer with an unhealthy addiction to financial history and all things money. Monetary policy, Money, Nature, Yoga, Carnivore, ₿itcoin.

Apr 18, 2022
Published on: Mises.org
2 min read
  • Peterson

Jordan Peterson es un psicólogo, conferenciante e intelectual canadiense con una ventaja comparativa a la hora de enfurecer a las élites de la izquierda. Esa es una característica valiosa por sí misma, pero las contribuciones más profundas de Peterson a la vida cultural e intelectual en las décadas de 2010 y 2020 residen en sus conferencias en YouTube, sus libros (principalmente 12 reglas para la vida y el reciente Más allá del orden) y sus conferencias públicas que han atraído a millones de personas para mantener conversaciones profundas sobre historias bíblicas. Se puede decir que sus palabras han influido e inspirado a innumerables personas, mejorando la vida de uno de los grupos demográficos más ignorados y ridiculizados en Occidente hoy en día: los hombres jóvenes, blancos y de clase trabajadora.

La conexión con la economía austriaca y los regímenes monetarios no es obvia, pero está ahí. Hace unos años, Jonathan Newman reflexionó que la serie de conferencias de Peterson Maps of Meaning «presenta un marco para la acción humana con muchas similitudes con el de Mises y Rothbard». Con extractos de la obra de Jordan Peterson, Ludwig von Mises y Murray N. Rothbard uno al lado del otro, vemos el sorprendente parecido en cómo estos intelectuales ven cosas como la valoración subjetiva, la incertidumbre del futuro y el papel de la acción como demostración de preferencia.

El año pasado, Peterson entrevistó a Bob Murphy y Saifedean Ammous explícitamente para tratar de aprender sobre la escuela austriaca y sobre el bitcoin. Antes de eso, había mantenido una conversación de noventa minutos con cuatro importantes personalidades del bitcoin para aprender más sobre el dinero sólido y el sistema monetario actual. Tras la conversación con Ammous, Peterson anunció que había adquirido bitcoin para sí mismo.

A principios de abril, en la principal conferencia sobre bitcoin organizada por la empresa matriz de Bitcoin Magazine, BTC Media, Peterson fue entrevistado por Tuur Demeester durante casi una hora y realizó una defensa estridente del capitalismo. Está claro que Peterson ha absorbido gran parte del pensamiento austriaco al que ha estado expuesto durante el último año.

Mercados, cálculos y necesidades existenciales

Peterson se describe a sí mismo «como alguien que considera el libre mercado como una necesidad existencial».

Los mercados son el propio mecanismo de cálculo que agrega los valores de los individuos en un todo descentralizado. Nadie está a cargo de la producción de pan en Londres, y sin embargo cualquier persona de esa ciudad con ganas de un sándwich puede adquirirlo fácilmente. Es la función empresarial de los hombres de negocios de una economía la que lo hace posible. Guiados por los precios de los insumos, una estimación de lo que los consumidores pagarían por el producto y el atractivo de los beneficios que podrían obtenerse, los empresarios ponen en juego su riqueza. Con la piel en el juego, los empresarios suministran valor a otros. Si esos otros no ven el valor de lo que una empresa ha producido o no respaldan sus palabras con acciones monetarias, dicha empresa será seleccionada en contra en el mercado libre.

«La forma más adecuada de entender algo es probarlo», dijo Peterson, y eso es el espíritu empresarial. Habló largo y tendido de los problemas de un empresario que saca un producto al mercado, de cómo pensar en los precios y del beneficio como guía para validar el valor aportado a los consumidores. A continuación, la ética fundamental del capitalismo:

En un sistema de libre mercado, hay que ofrecer a las personas que podrían elegir de otro modo —de forma gratuita— algo que valoren —de forma gratuita— y luego hay que entregarlo, y tiene que funcionar de forma fiable. Todo eso es ético.... Si no lo hago, me ganaré una muy mala reputación muy rápidamente.

Su consejo a los que intentan emprender es que «no se pongan a la defensiva en cuanto a la ética de su empresa capitalista»:

Deberías estar a la ofensiva, afirmando, sin rodeos, que lo que haces es profundamente ético —que estás proporcionando a la gente libre, a los clientes libres, la opción de tomar decisiones libres sobre lo que valoran. Es como: ¿qué hay de malo en eso?

El público aplaudió con fuerza en señal de aprobación. Dirigir un negocio es ético; el capitalismo está orientado a proporcionar valor al prójimo. ¿Qué hay de malo en ello?

La inclinación hacia el totalitarismo

Los terceros no pueden emitir juicios de valor en nombre de otros. La economía austriaca tiene en tan alta estima la evaluación individual subjetiva de los medios y los fines que se considera un axioma fundacional del edificio praxeológico.

Peterson parece haber abrazado esa visión austriaca, al oponerse a las propuestas políticas de tipo intervencionista y de «empujón» para que los consumidores actúen (más) de acuerdo con el interés de alguna entidad gobernante. Peterson admite que estaría bien que las agencias gubernamentales o las grandes corporaciones guiaran nuestro comportamiento de ese modo si pudieran acertar en sus valoraciones, a lo que rápidamente objeta que nunca podrían hacerlo. No se pueden hacer juicios de valor por otras personas:

Uno de los axiomas fundamentales, en cierto sentido, de un sistema de libre mercado es que la única manera de calcular adecuadamente el valor del horizonte emergente del futuro es muestreando —y quizás sumando— la libre elección de una multitud de agentes libres. No hay ninguna forma de planificación central que, incluso en principio, pueda sustituir eso.

En cambio, lo que hace todo el sistema económico de mercado es utilizar

el conjunto de opciones que cada uno hace como mecanismo que valora las cosas nuevas a medida que van surgiendo. Los tipos de planificación centralizada, creen que pueden saltar por encima de eso y salvar el planeta, digamos.... Piensan que pueden subordinar ese mecanismo computacional a algún tipo de algoritmo ético o procedimental.

... no hay ninguna forma de planificación central, ni siquiera en principio, que pueda sustituir ... al sistema de libre mercado.

Y lo que es más nefasto, siempre que lo hemos intentado, como hicimos ampliamente durante el siglo XX de gran gobierno, el resultado ha sido horrible. La evidencia del siglo XX, afirma Peterson, es que

en cuanto se subordinan los mecanismos del libre mercado a los dogmas éticos de la planificación central, se afecta catastróficamente el sistema económico de manera perjudicial, pero se desestabiliza toda la sociedad y se la inclina hacia el totalitarismo. Todavía no lo hemos aprendido, porque siempre hay una nueva generación de personas que se creen lo suficientemente inteligentes como para planificar el mundo.

A todos los aspirantes a planificadores centrales: a pesar de sus credenciales, no son lo suficientemente inteligentes como para planificar el mundo. Así que, por favor, dejad de intentarlo.

Lo que separa a los economistas austriacos de los no austriacos, en opinión de Peterson, es la humildad de aceptar que controlar un sistema caótico y complejo no es una opción. Cualquier proceso complejo va a tener correcciones —consecuencias no deseadas. Refiriéndose explícitamente a áreas tan diversas como los rescates bancarios, el ciclo económico y los incendios forestales, señala una verdad mayor: los no austriacos «piensan que pueden suavizar esas correcciones y los austriacos piensan que hay que dejar que las correcciones se produzcan lo más localmente posible».

Y lo que es más importante —déjenlos en paz. No porque los que sufren a causa de las quiebras o las crisis financieras no sean dignos de ayuda, sino porque «tus intentos de suavizar las correcciones en realidad van a amplificarlas y empeorarlas».

Jordan Peterson ha recorrido un largo camino en su viaje austriaco.