Joakim Book

Freelance writer and globetrotter with an unhealthy addiction to financial history and all things money. #future #optimism #monpol #climate

Oct 20, 2021
Published on: Mises.org
2 min read
  • growth

El mundo del que venimos tenía mucha muerte. Todas las sociedades que conocemos antes de mediados del siglo XIX vieron morir a más de uno de cada cuatro niños durante su primer año de vida. De los que superaban este primer y difícil año —por enfermedades, desnutrición, hambrunas o desastres naturales—, otra cuarta parte o más moría antes de cumplir los quince años. En la década de 1900, había que llegar a los sesenta años para que el riesgo de muerte por año volviera a ser tan alto como en el primer año de vida.

Muchas personas también murieron en etapas posteriores de la vida. La propia vida humana, podríamos decir, pendía de un hilo, nunca más lejos de terminar que una mala cosecha o una herida supurante.

Cuando se citan las cifras de la esperanza de vida (normalmente en la mitad de la treintena antes del año 1800), éstas recogen en gran medida esta mortalidad extrema en los primeros años de vida. Estadísticamente, las muertes de los jóvenes tienen un impacto desmesurado en el cálculo de la esperanza de vida, ya que se tienen en cuenta los riesgos de muerte de un recién nacido en ese año. Aunque la vida de quién es más importante es un juicio moral y un dilema filosófico o religioso, la muerte de los niños puede considerarse la peor tragedia que puede sufrir una familia, por lo que utilizar una métrica muy sensible a ello no es ni mucho menos descabellado. Vaclav Smil, teórico de la energía y prolífico escritor sobre cómo surgió el mundo moderno, concluye que la esperanza de vida todavía «podría ser el mejor indicador de una sola variable de la calidad de vida en general».

Los «buenos tiempos», ahora sabemos, fueron «muy malos para la gran mayoría de la humanidad».

Marian Tupy, de HumanProgress.org, suele presentar otra justificación muy elegante de por qué nos importa tanto la esperanza de vida. No es sólo que sea un indicador indirecto de la buena salud, las condiciones de vida, el bienestar económico y la nutrición, sino que es la condición previa para todos los demás asuntos humanos terrenales. Para encontrar cualquiera de las diferentes emociones y experiencias que constituyen lo que significa ser humano, primero se necesita la vida. Hay que respirar antes de poder amar; tener comida y agua adecuadas antes de poder caminar; una circulación sanguínea y un sistema nervioso antes de poder aprender cálculo.

Por eso, el seguimiento de la esperanza de vida, y su asombroso aumento en el mundo moderno, es tan importante y a la vez tan poco apreciado. A pesar de todos los problemas que vemos cuando observamos nuestro mundo —desde la pobreza y la muerte prematura hasta los autócratas, el terrorismo, la violencia y la corrupción— y de las numerosas catástrofes que podemos nombrar en las últimas décadas (el retroceso de la pobreza extrema en 2020, el tsunami del océano Índico de 2004, la hambruna del Cuerno de África de 2006, la malaria, el terremoto de Haití de 2010, la guerra civil siria), la esperanza de vida ha aumentado en todas partes. Los niños nacidos en todos los países en 2015 pueden esperar vivir mucho más tiempo que los niños nacidos en esos mismos países en 1950, no todos los años y en todos los países, como ilustran claramente estas horribles catástrofes, sino gradualmente y a lo largo del tiempo.

En algunos países fuertemente afectados por la epidemia de VIH/SIDA, como Zimbabue y Sudáfrica, la esperanza de vida descendió rápidamente en la década de 1990, pasando de unos sesenta años a poco más de cuarenta a principios de la década de 2000. Para muchos, esta pérdida de esperanza de vida tardó al menos hasta mediados de la década de 2010 en recuperarse. Aunque Zimbabue aún no ha recuperado sus máximos anteriores de la década de 1980, muchos otros sí lo han hecho. Burundi, a menudo considerado uno de los países más empobrecidos del mundo, tardó quince años en superar su pico de esperanza de vida de 1988 (48,73 años), pero en 2019 su métrica se situaba en sesenta y dos años, según el Banco Mundial, lo mismo que Portugal en 1961 o Austria en 1948.

El progreso, ampliamente distribuido y casi universal, no se limita a los países más pobres del mundo. Uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para 2030 es situar la mortalidad infantil en el mundo por debajo del 2,5%, una medida que en 2017 estaba a punto de alcanzar el 4%, pero que en 1990 superaba el 9%. El trazado de las tasas de mortalidad infantil de los países entre 1990 y 2017 pone de manifiesto esta tendencia de mejora gradual, en algunos lugares del África subsahariana de forma muy marcada. En el otro extremo de la tabla, la mortalidad infantil también está disminuyendo. Los Estados miembros de la Unión Europea han conseguido reducir la mortalidad infantil en dos tercios en una generación; el líder mundial, Islandia, en una proporción similar, hasta el 0,21%, tasa que ahora comparte con Eslovenia, cuyo descenso podría ser el más pronunciado de todos en estos veintisiete años.

book

¿Cómo es posible?

El Gran Enriquecimiento, tomando prestada la frase de Deirdre McCloskey, es el cambio de civilización que se produjo primero en el noroeste de Europa alrededor de 1650 y luego se extendió desde allí. Todos los demás cambios o distinciones en la historia de la humanidad palidecen ante éste: de un mundo de cambios en gran medida estáticos e imperceptibles en el nivel de vida, la tecnología, la esperanza de vida y el bienestar económico a uno de mejora gradual. Este es el mayor enigma de la historia económica, quizá incluso de toda la historia de la humanidad, al que se han dedicado innumerables libros y capacidades intelectuales y para el que aún no tenemos una respuesta concluyente.

En cuanto a la cuestión más concreta de la muerte, la mortalidad infantil y la esperanza de vida, las primeras tendencias al alza fiables se observan desde principios del siglo XVIII, con rápidas mejoras a partir de mediados del siglo XIX. Esto coincide con los amplios aumentos de los salarios reales durante la Revolución Industrial, con la mejora del saneamiento, el suministro de agua y los sistemas de alcantarillado, así como con la emergente medicina moderna. Como se observa en el aumento de la estatura en los países más ricos y sanos, la nutrición era claramente importante: la «tesis de McKeown», que se enseña a todos los estudiantes de introducción a la historia económica y a la historia de la medicina.

Otra de las mejoras más citadas es el conocimiento médico, con la emblemática historia de Ignaz Semmelweis, ampliamente contada. Aunque su idea de que las «partículas cadavéricas» esparcidas por las manos de los médicos podían explicar la fiebre de los niños fue ridiculizada y objetada a mediados del siglo XIX, hoy se le celebra como un pionero. El propio Semmelweis fue expulsado de su hospital en Viena; pasaron décadas antes de que se aceptara su práctica específica de lavarse las manos con soluciones de cal clorada y hasta la década de 1890 o más tarde antes de que se aceptara comúnmente la teoría de los gérmenes de las enfermedades.

Pero la nutrición y la mejora del saneamiento sólo podrían llevar a los países enriquecedores del pasado hasta cierto punto, como lo han hecho en las zonas más pobres del mundo en el último medio siglo o más. A partir de la década de 1990, la asociación entre el descenso de la mortalidad infantil y el gasto sanitario es bastante marcada, aunque parece requerir un gasto sanitario global cada vez mayor para cada mejora incremental (obsérvense los ejes log-log del gráfico):

book

La muerte sigue siendo la compañera constante de la humanidad, pero nuestro creciente dominio de la naturaleza, de la medicina y de la energía, apoyado por los procesos económicos que nos enriquecen, nos proporciona los recursos para vivir más tiempo y con más salud. Nos permiten mitigar los peligros de la vida, conquistar gradualmente -o al menos posponer- la muerte. Lenta pero constantemente, paso a paso y país a país, estas mejoras se reflejan en nuestras medidas de mortalidad infantil y esperanza de vida.

No hay nada que merezca más la pena celebrar.